El exceso de peso y las enfermedades asociadas a el

Por: Héctor Bernal
2017-02-01

La cirugía para la obesidad ha demostrado ser efectiva no sólo en el tratamiento de la obesidad mórbida a lo largo del tiempo, sino también, y lo que es aún más importante, en el tratamiento y hasta en la resolución total de las enfermedades asociadas a el. Estos importantes descubrimientos no sólo dan una gran luz de esperanza a los pacientes con obesidad sino que también abren nuevos caminos a la investigación y pueden llegar a cambiar la visión actual de la fisiopatología.

 

El aumento de algunos padecimientos como la hipertensión, la resistencia a la insulina, la intolerancia a la glucosa, entre otros, se encuentra estrechamente relacionado con el aumento de la obesidad y su consolidación como una epidemia global. Todas estas patologías asociadas disminuyen considerablemente la expectativa de vida de la persona con sobrepeso, incluso de aquellos que no padecen obesidad mórbida, y aumentan los riesgos de padecer algún tipo de enfermedad cardiovascular o diabetes del tipo II. Hoy en día, la obesidad es la segunda causa de muerte prevenible en Europa y Estados Unidos.

A nivel económico, la obesidad y sus complicaciones causan un impacto formidable en la familia y la sociedad. Al ser una enfermedad progresiva, la obesidad condiciona al enfermo y a su familia a afrontar cada vez mayores gastos y nuevos inconvenientes. Anualmente se invierten miles de millones de dólares para tratar este padecimiento o alguna de sus complicaciones. Es necesario encontrar un camino que brinde soluciones al paciente y su familia sin destruir su economía y en un plazo considerable de tiempo.

La cirugía bariátrica ha demostrado ser efectiva en el tratamiento de estos problemas: cerca del 80% de los pacientes con hipertensión la superan tras la operación, los marcados bioquímicos de riesgo cardiovascular disminuyen notablemente, detiene la progresión de la intolerancia a la glucosa, disminuyendo así el riesgo de padecer diabetes tipo II, ayuda a revertir otros problemas asociados al síndrome metabólico, como la resistencia a la insulina.

A pesar de estos resultados, la cirugía no es una opción válida para la mayoría de los pacientes. Sólo aquellos pacientes con un IMC de 35 o más, podrán ser candidatos a la cirugía.

Cabe mencionar también, que algunos pacientes con Índices de Masa Corporal por debajo de 35 podrían ser candidatos para cirugía de Obesidad, basados en criterios muy estrictos de selección.


 

Comenta con tu cuenta de Facebook